9.5.06

Internet tiene su propia manera de informar



La información en Internet va teniendo su vida propia. ELPAIS.es abre un blog para los afectados por la estafa filatélica

3 comentarios:

Anónimo dijo...

...si, una forma más SECTARIA, todavía, si cabe, de desinformar, para desaprender a desenseñar. (Gracias, Logse).

...pena de país, que se llama ex-paña, y que está siempre vendido por trepas que se autoproclaman "progresistas" cuando quieren decir, en sus adentros, "yo, sólo yo"...

pero no te apenes, piensa que si te molesta mi comentario, no eres nada más que un progre intolerante más, sin ninguna capacidad de aceptar la libertad. Porque, simplemente, al socialista, la libertad le molesta, necesita el control, la sumisión de todos, para evitar, precisamente, la libertad, poniendo como excusa que la igualdad es buena. Si la igualdad fuese buena, la naturaleza sería mimética. Afortunadamente, nada más lejos de la realidad.
Byez!

García Serrano dijo...

Lo siento, no me molesta tu comentario. Yo no soy de los que están intentando que no se proyecte la película "El Código Da Vinci"...

Saludos

Ana dijo...

Art.17.1 C.E.: "Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la ley."
Art.14 C.E.: "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social."
El principio de igualdad ante la ley y en aplicación de la ley que plasma este precepto ha sido objeto de una numerosa jurisprudencia del T.C. y supone, en síntesis, que a supuestos de hechos iguales deben aplicárseles consecuencias iguales y que las diferencias de trato necesitan justificar adecuadamente la existencia de los motivos de tales diferencias.
Aunque haya diversidad de opiniones(cosa que es buena)hay que hablar con fundamentos.
Viva la tolerancia!!!
Salu2, Ana.