23.4.06

Amo a Laura



Hace unos días el Episcopado recordó a los (católicos) españoles que la “masturbación, la fornicación, las actividades pornográficas y las prácticas homosexuales son pecados gravemente contrarios a la castidad”.

Consideran los obispos que la “banalización de la sexualidad conlleva la banalización de la persona”. Y vuelve a insistir que los “ataques al matrimonio” no dejarán de tener consecuencias graves para la misma sociedad.

Me viene a la cabeza hoy de este nuevo mensaje eclesiástico cuando navegando por la red me he encontrado con la canción "Amo a Laura". Se trata de una apología de la castidad prematrimonial tan ridículamente hecha (en contenido y en forma) que tiene que llegar a sonrojar a los propios obispos.

"Amo a Laura" en realidad es una parte de la promoción que la MTV está haciendo de la propia MTV. En esta web puedes contemplarla.

Viendo la "guasa" con la que los creativos de la prestigiosa cadena televisiva tratan los (trasnochados) "valores morales" defensores de la candidez sexual, se me ocurre que los obispos necesitan urgentemente un buen equipo de marketing. Con lo que está cayendo y van los curas a manifestarse en contra de la masturbación, la fornicación, las actividades pornográficas y las prácticas homosexuales. ¿Estos señores en qué mundo viven?. (Por cierto, no escribo más porque me están entrando ganas de ...)

7 comentarios:

Edwin dijo...

casualmente trato algo de eso, amigo Serrano, en el post de este lunes. (http://gacetadigital.6te.net) agravado -como diria el codigo penal- por ser funcionaria publica. Un abrazo

ANA dijo...

Esto es broma, no?
Salu2, Ana.

Edwin dijo...

Ojala Ana, es un pequeño ejemplo de "brutalidad ideologica" de nuestras pampas argentinas...

caminante dijo...

Muchachos, ¡¡¡¡felicidades!!! Sé que no es políticamente correcto defender el AMOR. No importa. Estáis en lo cierto. No os importe que haya quienes no comprendan vuestra alegría y vuestra canción. No importa. Amad a quienes os insultan, a quienes no están de acuerdo con vosotros... a quienes poco o nada saben de AMOR. Y mantened encendida esa luz. Hacéis mucho bien. Rezaré por vosotros.
¿Cómo he llegado? Alguien -que sabe de Amor- me ha guiado.
Os invito a mi Camino. Hay un post dedicado al Amor Humano. "Aquilaria me pregunta". A lo mejor os interesa.
Un fortísimo abrazo. ¡¡¡¡ANIMO!!!!

Anónimo dijo...

Vamos a ver, pero lo de la cancioncita no va de coña. ¿Hasta de la coña se aprovechan los iluminados estos como Caminante?

Anónimo dijo...

Tenías razón, Serrano.

EL CORREO DIGITAL

Enamorados de Laura

La MTV siembra el desconcierto al crear una falsa asociación pro virginidad, con canción y todo, que ha causado furor en Internet
SOLANGE VÁZQUEZ s.vazquez@diario-elcorreo.com/BILBAO

GRUPO. Los actores, caracterizados de jóvenes 'virginales'.

ImprimirEnviar



Publicidad



«Quisiera besarte, pero sin ensuciarte, quisiera abrazarte, pero sin dejar de respetarte Amo a Lauraaaaaaaa, pero esperaré hasta el matrimoniooooo ». ¿Conoce esta cancioncilla que arenga a los jóvenes a preservar su virginidad ? Si ha trasteado por Internet en los últimos días, seguro que se ha topado con el videoclip de 'Amo a Laura', del grupo 'Happiness'. Y, si no lo ha hecho, es más que probable que algún amigo o compañero de trabajo le haya descubierto esta 'perla' de la lírica amorosa contemporánea, que tiene toda la pinta de convertirse en una de las canciones del verano.

Qué fresca. Qué pegadiza. Qué enternecedores son los cuatro componentes del grupo, tan modositos, con sus suéteres pasados de moda y su coreografía ñoña Lástima que nada sea de verdad. Todo es una ficción que forma parte de una campaña publicitaria de la cadena musical MTV España. No existen los 'Happiness' -son actores de la escuela de Cristina Rota que no tienen ni idea de música- y la canción es de Guille Milkyway, miembro del grupo musical La Casa Azul. Incluso la Asociación Nuevo Renacer -con su eslógan 'por una juventud sin mácula'- , a la que supuestamente pertenecían los 'Happiness' y que cuenta con una completa página web (www.nomiresmtv.com), es imaginaria.

Pero la tramoya del asunto está tan bien montada que el común de los mortales ha tardado varios días en saber que todo era una farsa y, de hecho, algunos todavía viven sumidos en esa divertida mentirijilla. Según el director general de MTV Networks, Raffaele Annecchino, ésa era la intención: «En un mercado tan saturado de mensajes, hacía falta algo que llamase la atención, que jugase con la ambigüedad La campaña ha sido un éxito. ¿Es nueva, irreverente e inteligente!». Desde luego, así lo piensan las más de 600.000 personas que ya se han descargado 'Amo a Laura'. Aunque también hay quien no le ha visto la gracia a la mofa que hacen sobre la castidad prematrimonial. «Ha habido alguna queja, pero muy pocas, no pretendíamos ofender», recalca.

No cabe duda, el 'experimento' ha salido bien. Sobre todo, porque España era un escenario virgen (tenía que salir la palabra) y, por tanto, óptimo para poner en marcha una estrategia que los expertos conocen como 'marketing viral'. «Este tipo de campañas se basa en el poder de Internet para transmitir mensajes de un usuario a otro, de modo que acaban propagándose de forma natural por toda la red. Es la primera vez que se hace en nuestro país», confirma Andrés Martínez, director general creativo de Tiempo BBDO, la agencia que ha concebido la campaña.

Primero, empapelaron las ciudades con fotos de culos pintarrajeados que anunciaban la nueva programación de MTV. Y luego crearon la Asociación Nuevo Renacer, que puso a parir a la cadena y a esos «carteles aberrantes» y apostó por una juventud «diferente». ¿Retorcido, no? Sí, pero eficaz. Lástima que, al conocer la verdad, todos hemos perdido un poco la inocencia.

jorgeoliver dijo...

¿lástima? ¿por perder la inocencia? vaya, otro que lloró el día que se enteró que los niños no vienen de parís. ¡qué felicidad la de vivir sin la menor inocencia! no oler a polvitos de talco ni a leche materna. pero, está claro que a muchos les hubiera gustado que lo de "amo a laura" fuera cierto y poder revivir su pasado de monaguillos. ¡qué pesadilla!