5.2.06

Cairmona

Hoy ha habido un "festival" de agrupaciones locales del carnaval. Con los cantos de carnaval me pasa como con el fútbol, me gusta sólo la primera división: las de Cádiz, y no todas, claro.

Después de soportar el griterio de unas muchachas que tienen el valor de hacer frente a un público desde un escenario, llegó el turno a la chirigota de los pibitos, esa que se hizo conocida por toda la bahía de Cádiz gracias a las letras de Antoñito Serrano (como le llaman quienes están involucrados en el mundo carnavalero). Este año se denominan "Los que mueren por el gusanillo".

García Serrano, que no es sospechoso de nacionalista, se sintió en fuera de juego cuando escuchaba en la plaza 8 de marzo a esta agrupación comenzar su repertorio y cantar un pasodoble dedicado a Cádiz. Vale, picha.

Este es el mal que ha aquejado a nuestro carnaval. Ya escribí hace tiempo sobre él y su concurso: "el carnaval carmonense, desde su regreso, ha estado carente de poder simbólico y trasgresor, entre otras cosas, porque perdió la base popular. Sin ella, el carnaval se ha ido convirtiendo en una competición de aficionados al cante, más parecida a O.T. (Operación Triunfo) que al verdadero carnaval, aficionados que ocultan su vanidad con cursis piropos a Carmona.

Hoy, en febrero de 2006 todo sigue igual, la vida carnavalera carmonense se reduce a unos cientos de aficionados que compiten entre sí y que miran a Cádiz para ser cada día más grandes como agrupación. Carmona no es más que una anécdota geográfica. La prueba de lo que digo está en la propia web de la chirigota mencionada: "la chirigota de cai-rmona"...




2 comentarios:

Edwin dijo...

En Corrientes (Argentina) los carnavales dan gusto, aun lo de los pueblos mas pequeños. Lo hacen con ganas y animo de diversion, aunque hay una feroz competencia por quien es el mejor. Gana la calidad. Distinto es de los de Gral Belgrano (Buenos Aires) donde son apagados, de mal gusto y pobretones en toda la extension de sus mediocridades bonaerenses. Inclusive (organizado por Bomberos Voluntarios) suelen contratar murgas de travestis... Si, en un espectaculo 'familiar' he sido varios años testigo de esto. Creo, a pesar que no soy devoto de estas festividades, que dependen del temperamente de las gentes y de su calidad, pues como toda manifestacion social es reflejo (speculum specularum) de la sociedad.

Ana dijo...

La verdad es que el carnaval no es mi fiesta favorita, pero me gusta ver las semifinales y finales del carnaval de Cádiz. Disfruto cuando una chirigota me hace reir y reir; al igual que cuando una comparsa me emociona y al rato me hace sonreir. Los cuartetos y los coros me simpatizan menos.
El carnaval de Carmona me resulta más desconocido, quizá porque no lo vivo. Además, la retransmisión no es muy buena que digamos. Para conocer el carnaval de aquí, vamos a tener que leer "De libertad incurable. Breve historia del carnaval en Carmona" publicado recientemente.
Me gusta leer a Serrano, por supuesto, pero también los comentarios de Edwin, que nos muestran una realidad tan cercana y tan lejana al mismo tiempo.
Salu2, Ana