24.3.09

La taberna de Manolo

Admiro todo buen rato de charla con los amigos, sea donde sea. La taberna no es mal sitio si las cervecitas, bien acompañadas de sus tapas, saben beberse sin tener que llegar a ser "difunto de taberna".

A los difuntos de taberna no los admiro, los abomino. Tienen la lengua larga, muy larga, y la memoria, casi siempre, muy corta. Y por eso algunos dicen paparruchas. Curiosamente, por grande que sea la paparrucha que suelte el "difunto", suele haber una coral -de al menos dos componentes- dispuesta a reirle la tontería.

Y es que la taberna es como la política: entra cualquiera.

Lo que quería, con esta larga intro, era colocar un acceso de la intervención de Manuel Martínez en el II Congreso Nacional del Mundo Tabernario. Buenísimo.

Intervención de Manuel Martínez


(Este acceso ha sido tomado de La Voz de Carmona)

2 comentarios:

Loles dijo...

Gracias Serrano, por poner el acceso, lo escuche esta mañana en el periódico pero no supe bajarlo.

La verdad es que su recuerdo es bastante común en la mayoría de los Carmonenses, al escucharlo me sentí identificada.

saludos

Anónimo dijo...

Pero no olvide Serrano que todas esas paparruchas dichas con la lengua larga y la memoria corta por los "difuntos de tabernas" en estados eufóricos por la ingesta de alcohol sin tapas, nunca alcanzarán el nivel dañino e infame de las que dicen los "vivos" totalmente sobrios...éstas alcanzan el grado de alevosas.