14.2.09

Lo que todos temíamos...

El ex novio de Marta del Castillo, la joven que desapareció en Sevilla el pasado 24 de enero, ha confesado haberla matado. ¿Y ahora qué hacemos con este... ?






13 comentarios:

Carmonés dijo...

Podemos aplicar la Ley, si esa que deja en la calle a pedófilos que reinciden...

Podemos entregárselo a los padres de Marta...y que decida ellos

Podemos....
Podemos....
Podemos....

¿Podemos devolver esa hija a sus padres?...No, eso es lo único que no podemos hacer.

Anónimo dijo...

Pues darle unos cursillos de estos de la oficina de colocación financiados por la comunidad europea para integrarlo inmediatamente...¿no?.

Loles dijo...

Tengo sentimientos de ansiedad por que aparezca su cuerpo, me uno a sus padres con todo mi afecto.
Besos, amigos

Anónimo dijo...

pues les daremos unos añitos de vacaciones hasta que se enfrie el tema y cuando salgan a la qcalle les buscaremos un puesto de trabaja hasta que vuelvan a delintir cadena perpetua para estos elementos haber si se enteran los legislasdores y a pan y agua que paguen lo que han hecho

Anónimo dijo...

me uno al dolor de esos padres

Anónimo dijo...

... y ahora que?, otra vez la misma historia y los únicos afectados Marta y su familia, ¿que clase de juventud estamos criando por dios? ¿qué se le pasar a un chico de 20 años para hacer eso?Sólo una cosa ... nadie tiene derecho a quitar la vida de nadie pero en estos casos me planteo muy seriamente la pena de muerte para esas "personas" o mejor que se lo dejen a la familia un par de horas para que él le explique los motivos que tubo para matar a su niña... esperemos que exista algo de justicia y para bien de todos que el cuerpo aparezca lo antes posible porque si no es así creo que el asesino no durará en la cárcel más de 6 años y eso con suerte.
Lo cierto y verdad es que Marta está muerta y su asesino vivo y dentro de poco reinsertado en la sociedad... algo cruel pero desgraciadamente cierto.
Esa es nuestra justicia.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

ahora vendran los democratas prostetando por la cadena perpetua como el defensor del pueblo diciendo que pagaran los mas debiles, esa pobre chabala no era la mas devil?

Anónimo dijo...

La mayoría de los comentarios anteriores delatan a esta sociedad en la que vivimos. Cuando se pide violencia contra unos pobres desgraciados se es tan violentos como ellos.El dolor de sus padres nadie puede llegar a entenderlo, sólo los que han pasado por la perdida de un hijo.Pero buscar soluciones con la pena de muerte o la cadena perpetua es impropio de una sociedad avanzada y de progreso.

Anónimo dijo...

¿Pensarias así si fuera tu hija la que está en el río?.

Anónimo dijo...

Me indignan este tipo de comentarios joder... quien habla de pena de muerte? sólo que cumpla íntegramente su condena, si son 40 años que los cumpla no que esté 3 y salga por buen comportamiento, cuando cumpla esos 40 años de condena íntegra tendra tiempo suficiente para reinsertarse en nuestra sociedad.
Creo que después de tanto tiempo habrá pensado bien en lo que hizo y no creo que se le pase por la cabeza volverlo hacer.
¿queremos un caso igual que el de Farruquito? porque sinó recuerdo mal ya está en la calle después de haber atropellado a un hombre, darse a la fuga implicar al hermano como si hubiese sido él, a un policia nacional e intentar reparar el vehículo en Málaga.
Pues si que sale barato matar a una persona sí señor que los jueces sigan así veras que sociedad de asesinos reinsertados ceamos mas estupenda, los trabajadores, decentes y que pagamos impuestos sin ningún tipo de derecho y los criminales con todos los del mundo... cada vez nos parecemos más a nuestros queridos americanos ... ahí queda eso

Anónimo dijo...

Si fuese mi hija el dolor seria tan grande que no pondría pensar nada.Pero,¿y si fuese tu hijo el que hubiese matado a alguien?.¿Pedirías la pena de muerte?.

Anónimo dijo...

que no se pide la pena de muerte lo queua se pide es cadena perpetua y si mi hijo hace lo que han hecho estos elementos pues que lo pague,