14.1.07

La militancia infinita

Hace casi cuatro años escribí un artículo en el Periódico de Carmona sobre una posiblel solución a la falta de "crédibilidad" y el alejamiento respecto de la sociedad de los partidos de Carmona (y, por ende, de España). No sirvió. Ni servirá.

La militancia infinita.

Carmona.(Marzo de 2003)
Se acercan otras elecciones municipales. Y el electorado entiende que los partidos locales están siendo liderados por elites apoyadas por una escasa militancia vacía de cualquier otro contenido que no sea la búsqueda de su logro personal. Y que por esta militancia vegetal, inerte, esos partidos han dejado de ser, si lo han sido alguna vez, vertebradores de los verdaderos intereses colectivos de la población. El alto porcentaje de la abstención en las municipales carmonenses de este año ratificará mis palabras.

Los ciudadanos no podemos olvidar que las decisiones tomadas por los “políticos” del poder, empezando por el poder municipal, afectan muy directamente a nuestra vida particular. La participación de la ciudadanía en el sistema electoral democrático no debe estar restringida a emitir un voto en las urnas cuando se nos convoque periódicamente. Las calles de Europa así lo atestiguan. Europa entera grita “no a la guerra”. En España, las encuestas anuncian que tres de cada cuatro españoles estaríamos dispuestos a movilizarnos contra la guerra. Estas manifestaciones antibélicas son nuevos mecanismos de intento de participación activa por parte de la ciudadanía en las decisiones acerca de las materias que nos afectan a todos.

Para Carmona propongo un mecanismo permanente, la militancia infinita. Una buena parte del electorado carmonense debe convertirse en militancia. Debe introducirse en las formaciones políticas y hacer vida de militante real, acudiendo a votar el día en el que se decidan asuntos importantes en el seno del partido en cuestión y manteniendo una actitud de permanente fiscalización de todas las acciones de los líderes, líderes que, no olvidemos, son elegidos por la propia militancia. Miles de carmonenses seremos militancia infinita, una militancia saludable, alejada de la atrofia provocada por el clientelismo que padecen gran parte de los actuales afiliados.

Carmona debe alcanzar la democracia interna de los partidos para lograr una completa democracia de su sociedad local. Si la ciudadanía mundial movilizada puede “retener” el comienzo de una guerra mundial (pararla es imposible), ¿por qué no podemos intentar entre todos alcanzar una democracia completa?

2 comentarios:

edwin dijo...

Estimado amigo: se que me lees enmis blogs y sabes que pienso ugual que tu, que a veces todo esto es inutil o al menos eso parece. ¿pero debemos dejar de intentarlo? No, por el contrario, aunque sea como el castigo mitico de sisifo (siempre subiendo la misma piedra a la colina) sin duda es nuestro destino ser un poco la voz de lso que no tienen esa posibilidad o de los que no se animan.

Aqui en Corrientes Argentina estan tratando de amañar una constitucion a medida mediante una reforma "angaú" (mentirosa en guaraní) solo para poner la reeleccion como unico punto relevante, incentivando a la gente a NO VOTAR (aqui es verano y por ende vacaciones, carnaval y corsos) pero quienes estan de la vereda de enfrente, trabajan para que esta reforma sea verdadera.

Enmi caso estoy colaborando con una fuerza politica que no es la mia, porque quienes dicen representarme son unos truhanes vendidos; asi pues mi trabajo (si quieres te lo envio por mail) aunque quizas no llegue a muchos y nadie vote a esa fuerza, al menos lo intentaremos porque es nuestro deber para con la comunidad.

Callarse es peor, y ademas criminal.
Como siempre un abrazo

García Serrano dijo...

Estoy contigo, Edwin.